sábado, 13 de agosto de 2011

PSICOBLOC MIQUEL RIERA



Miquel Riera

Aunque desde que aparecieron los primeros escaladores mallorquines a principios de los años setenta, siempre se escaló sobre el mar durante los meses de verano, ésta era una actividad que se practicaba de forma esporádica y no fue hasta 1978 cuando se empezaron a abrir vías de manera continua y sistemática, dando lugar a la formación de esta nueva modalidad deportiva.


El psicobloc no nació como una extensión de la escalada clásica que entonces se practicaba. Tampoco se trata de una extensión de la escalada deportiva, porque aún no existía. Es la extensión de la escalada de bloque que sí se practicaba en la isla, por eso se le puso ese nombre, psicobloc, por ser escalada de bloque pero en altura, lo que le añade un importante componente psicológico.


A partir del año 2002, las escaladas en los acantilados mallorquines atrajeron la atención de Josh Lowell, el director de Big UP Productions. Josh realizó el cortometraje Psicobloc, que ganó seis premios en diversos festivales de cine e inspiró a algunos de los mejores escaladores del mundo, que empezaron a desplazarse a Mallorca cada vez con más frecuencia para conocer el psicobloc. A partir de ese momento, esta nueva especialidad se convirtió en el foco de atención de las publicaciones especializadas en escalada de todo el planeta y de revistas de tendencias como la alemana Max o la estadounidense Men™s Journal, o de cadenas de televisión tan importantes como la NBC, la alemana Prosiben o el programa de TVE Al filo de lo imposible. Sin duda la llegada del nuevo milenio, con estrellas de la escalada mundial como Klem Loskot, Toni Lamprecht, Chris Sharma, Alex Huber o David Lama, y la grabación de los cortos Psicobloc, de Josh Lowell, Psicobloc 101, de Udo Neumann, y Psicoanálisis-06, de Adrián García, fue como inyectar vida a esta modalidad de escalada.

Solo faltan las competiciones Indoor, que son el siguiente paso lógico en la evolución deportiva.

Estas competiciones en piscinas con trampolín, puede que sean el futuro porque es mucho mas económico y fácil de montar, que una competición normal. El desarrollo de las competiciones es mucho mas dinámico y espectacular al no utilizar cuerdas, ni tener que chapar seguros. Y el muro no necesita aguantar caídas, solo el peso de los escaladores, por lo que no necesita apenas andamiaje y se utiliza como base los trampolines que miden 12 metros de altura. Con todo eso el montaje es mucho mas rápido, fácil y barato. ¿Quién se animara a hacerlas?…
 
Toni Marcelo-Miquel Riera-Joan Gabriel Navarro-Cedric Guetty

  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada